domingo, 13 de marzo de 2016

Recibidor

El sol del atardecer penetra por la ventana, reflejando su dorada luminosidad sobre la pared, produciendo un juego de sombras y luces que la transforma en una obra de arte. La Naturaleza crea continuamente obras de Arte, el ser humano las contempla para comprender y fundirse con el Universo.

Técnica mixta sobre papel Guarro 270 gr., 70 x 70 cm.


CANCIÓN ULTIMA
Pintada, no vacía:
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.

Regresará del llanto
adonde fue llevada
con su desierta mesa
con su ruidosa cama.

Florecerán los besos
sobre las almohadas.
Y en torno de los cuerpos
elevará la sábana
su intensa enredadera
nocturna, perfumada.

El odio se amortigua
detrás de la ventana.

Será la garra suave.

Dejadme la esperanza

(MIGUEL hERNANDEZ)

No hay comentarios:

Publicar un comentario